Desafiante

Educación en positivo Problemas de comportamiento

Cómo mantenerse positivo cuando tus hijos crecen y no te quieren cerca

18 Jul , 2017  

Al principio nuestros hijos son como pequeños indefensos a los que sentimos casi como una extensión de nuestros cuerpos. Algún día (en un futuro no tan lejano), serán adultos autosuficientes que vivirán lejos nuestra. Es su obligación llegar a eso y la nuestra apoyarles mientras van creciendo, madurando y separándose de nosotros. No te extrañe que tu pequeña de 8 años de repente se suelte la mano cuando la llevas al cole “que nos pueden ver…” 

Precisamente el objetivo de la maternidad es convertir a niños en adultos que no te necesiten. No significa que sea fácil. ¿Cómo permanecer cercanos a nuestros hijos cuando llega la hora de que comiencen a alejarse de nosotros? Tenemos que fomentar tanto nuestra conexión como su independencia
Aquí tienes algunas estrategias que puedes usar así como ideas para tenerlas en mente durante el tiempo que tus hijos se transforman de pequeñitos a adolescentes y finalmente en adultos. Madre Desesperada

1.No te lo tomes como algo personal

Los cambios de humor y dramas de los niños en edad de crecimiento  son muy similares a los estallidos de los pequeños con sueño. Puede que te estés llevando tú el cabreo, pero no eres la responsable de sus reacciones emocionales. Pregúntate a ti misma que ha podido llevar a ese comportamiento y hazle una observación empática y cariñosa. “Eh cariño, parece que estás teniendo un mal día. Estoy aquí por si me necesitas para algo”

2. Conviértete en una estatua

Quédate cerca incluso aunque creas que a tu hija no le importa si estás o no. Tu simple presencia es más importante de lo que crees. Tu hija necesita saber que estás ahí incluso aunque te ignore.

3. Acuérdate de aquellos años cuando tú estabas creciendo

¿Te acuerdas lo raro que te sentías? ¿Como si todo lo que decías o hacías estaba mal? ¿Te acuerdas del escrutinio al que te sometían tus amigos (reales o imaginarios). ¡Que vida tan dura! Un viaje al pasado te hará más fácil entender por lo que está pasando tu hijo, y te ayudará a tratarlo con empatía.

net

4. Dale toda la independencia que sea posible, pero prepárate para ser su red de seguridad

¿Cómo puedes darle a tu hija más independencia? ¿Puede ir sola a comprar sin ti? O ir al colegio o a coger el autobús? ¿Puede quedarse en casa sola? ¿Puede quedarse cuidando de sus hermanos más pequeños? ¿Qué decisiones reales puede permitirle hacer sobre su propia vida? Tu hija necesita ser capaz de tomar decisiones y aprender de ellas mientras tú estás aún ahí para recoger los pedacitos si fuera necesario.

5. Practica la escucha de perfil

Dale a tu hijo la oportunidad de hablarte colocándote de forma no frontal. Mientras conduces, caminando, haciendo tareas de casa juntos son todas situaciones de baja presión donde los niños se sentirán más cómodos iniciando una conversación. No estarás frente a su cara y se sentirán más relajados.

padre-regana-nina-p

6. Aprovecha cada oportunidad para conectar con tu hijo

Ya no te dice más eso de “juega conmigo mami”, pero la conexión y la atención siguen siendo tan importantes como siempre lo fueron. Cuando tu hijo quiere charlar, enseñarte algo o hablarte sobre su película favorita, disfruta el momento. Los niños a menudo eligen momentos inoportunos para hablarnos sobre cosas importantes. 
He aprendido de la forma más dura a dejar de hacer algo con lo que estaba cuando ellos quieren hablar. Antes cuando yo podía: “cariño, ahora tengo un minuto, ¿quieres contarme eso ahora?” ella respondía “No, no importa”. Ahora disfruto de la oportunidad de conectar cuando me salen con algo que quieren enseñarme, incluso aunque no sea el mejor momento para mi.

7. Trata de ignorar su actitud

Si tu hija te pone mala cara, podría ser porque está sintiendo que no la entiendes. En lugar de “¡No me pongas esa cara!” intenta esto: “Parece por tu reacción que crees que no te entiendo. Es probable, pero lo estoy intentando. ¿Me lo puedes explicar?
Si tu hijo está en cólera gritándole a todo el mundo sobre dónde están sus deberes o sus cosas del cole, podría estar sintiendo ansiedad sobre la presión del colegio. Intenta decirle “Chico, parece que estás preocupado por el colegio. Te echo una mano para buscar tus cosas?”

Niña Enfadada

8. Reconoce que tu hija lo está haciendo lo mejor que puede

Intenta verla en positivo. Aunque podría parecerlo algunas veces, ella no está intentando ser difícil, sino que está pasando por un momento difícil.
Asumir que tiene una intención positiva “está haciéndolo lo mejor que puede”, transforma tu acercamiento y modifica tu actitud y la dinámica entre los dos. Un cambio en tu actitud puede incrementar tu empatía y la conexión con tu hija y la hace más receptiva para llegar a acuerdos.

9. Ten 5 interacciones positivas por cada negativa

El experto en relaciones John Gottman dice que “el ratio mágico es 5:1. En otras palabras, siempre que haya 5 interacciones positivas más que las negativas entre las parejas (o entre padres e hijos), es probable que sean relaciones estables”.
Sé que a menudo estamos atrapados entre la lista de tareas y la agenda. Deberes, lecciones, prácticas y todas nuestras responsabilidades pueden llevarnos a incordiar: “¿Tienes deberes? ¿Puedes recoger la colada?” “Vayámonos o llegaremos tarde…” No olvides darles un cumplido, hacer una broma, buscar un abrazo (¡todos necesitamos 12 abrazos al día!).

La maternidad en general requiere mucha paciencia y un gran corazón, pero esto es particularmente cierto en esos momentos de crecimiento cuando tu hijo está intentando alejarse.
Este es “el comienzo de la marcha”, cuando nuestros hijos serán adultos autosuficientes, felices y sanos. Navega por este periodo de forma que crezca vuestra conexión y amor y establezca las bases para una nueva relación a media que tus pequeños se hacen adultos.

 

Artículo “How to Be a Positive Parent When Your Growing Up Kids Don’t Want You Around· publicado por 

 

 

 

 

 

Valora este post
[Total: 2 Media: 4]

¿Te ha sido útil? Comparte en redes sociales

,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *