el_mito_de_los_deberes

Educación en positivo

Todo sobre los deberes

30 Nov , 2016  

La noticia del mes de Noviembre ha sido que la organización de Padres y Madres de Alumnos CEAPA, convocó una huelga de deberes para los fines de semana del mes.

Esto de los deberes me recuerda a cuando hace 30 años teníamos que ir a clase por las tardes. En los meses de primavera en Sevilla, con más de 32º de temperatura, las caminatas al Colegio o al Instituto eran terribles. Las clases eran aburridas y calurosas. En lugar de un entorno propicio para estimular el aprendizaje, aquello era una tortura absurda y además fácilmente remediable.dormida

Sin embargo, cuando yo mencionaba que era un error y una barbaridad estar tantas horas en clase y que interfería con mi capacidad de descanso y la necesaria desconexión del colegio, mis padres simplemente me pedían que dejara de quejarme con respuestas del tipo: “¿cómo no va a haber colegio por las tardes?”. En su cabeza no había reflexión posible. Las cosas son como son.

Algunos años después se racionalizaron los horarios de los colegios en España y los niños dejaron de tener que ir a clases por las tardes. Atrás quedaron años de discusiones con familiares y padres de alumnos que no cuestionaban el estado de las cosas y no se planteaban igual que yo que lo existente era ineficiente y que podía mejorarse.

Hoy día mis hijos ya no tienen aquel problema, pero sin embargo aún perduran otros igualmente absurdos, también nacidos en siglos pasados, que de igual forma deberían desaparecer: Los más evidentes son los exámenes y los deberes.

Los Deberes son “Trending Topic” en España

pablo-iglesiasGracias a la convocatoria de huelga de la CEAPA, últimamente se suceden debates en televisión, prensa, radio e Internet. Por ejemplo, Pablo Iglesias de Podemos explicaba a unos niños en un programa de TV que “no debería haber deberes en Primaria”. La ingeniera Eva Bailén registró una petición en change.org donde recogió 220.000 firmas por una mejor racionalización de los deberes. La organización de Padres y Madres de Alumnos CEAPA, ciudadanosllamaron a una huelga de deberes en el mes de Noviembre. La asociación de Padres de Alumnos de escuelas privadas concertadas CONCAPA fuertemente conservadora, está en contra de las huelgas por principios, y no las secunda. Sin embargo el partido conservador Ciudadanos se ha hecho eco y ha presentado una propuesta para “reducirlos”, que finalmente se debatirá en el Congreso. Algo es algo.

 

La OCDE informa que en España en la ESO se ocupan 6’5 horas a la semana para hacer deberes, y en primaria más. A esas horas hay que añadir además las 7  diarias que los niños se pasan en la escuela de media.

Debido a que los niños estudian varias asignaturas y de casi todas tienen deberes, la situación en casa es desesperante. Si además tienen varios profesores para cada una, al no existir coordinación entre ellos respecto a los deberes, el número se multiplica a niveles de tortura.

Según una encuesta de Metroscopia, el 61% de los Españoles piensan que hay demasiados deberes. ¿Y el resto qué piensan, que son útiles para sus hijos?

A quién interesan en realidad los Deberes

Si los niños pudieran elegir, decidirían masivamente que no quieren tenerlos. A cualquier edad que les preguntes, no sienten ninguna motivación por hacerlos porque no ven ninguna relación entre los deberes y una mejora de su aprendizaje ni se sienten motivados para hacerlos.

A muchos profesores sin embargo, que han sido adiestrados desde siempre en mandar trabajos para casa, les interesa realizar encargos domésticos, con la esperanza de que los niños vuelvan con la lección mejor aprendida. Si les preguntas a los profesores, la mayoría los justifica repitiendo argumentos obsoletos que perduran desde hace décadas y que ninguno se ha replanteado (“ayuda a reforzar lo aprendido en clase”, “en la vida también vas a tener que llevarte trabajo a casa”, “promueve la cultura del esfuerzo”, y bla bla bla). Al fin y al cabo “siempre ha sido así”.

explotacionSalvando las distancias, pretender que los deberes estimulan la cultura del esfuerzo es tan acertado como defender que el trabajo infantil en las fábricas de Apple o ZARA en Asia promueve la formación profesional de los pequeños y les ayuda a prepararse para cuando sean mayores.

A muchos maestros no les parece bien encargar deberes, pero lo asumen porque es una exigencia profesional que ellos están “obligados” a mantener aunque no les guste. Esta es la razón por la que los mejores profesores del mundo como César Buena siguen encargando deberes.

Lo cierto es que existe una correlación entre los países donde se encargan menos deberes y los que tienen más éxito educativo. Puedes ver un informe aquí.

¿Pero es que hemos perdido todos la cabeza? Reseteemos, por favor: Nuestra obligación como padres y madres es conseguir hacer felices a nuestros hijos y ayudarles a desarrollar todo su potencial innato. Por ello, como dice la profesora y autora Katharine Samwaycuando las prioridades de la escuela están equivocadas, no hay que aceptarlas”.

Si piensas que los niños tienen que acostumbrarse a hacer lo que les digan en el cole, y que aún no son maduros para opinar sobre lo que verdaderamente les estimula o les aburre, entonces este no es tu blog. Aquí defendemos que sin la colaboración de ellos y sin contar con su estado de ánimo, no vamos a conseguir hacerles desarrollar todo su potencial y ayudarles a ser felices.

Muchos defensores de los deberes dicen que los niños necesitan experimentar el descubrimiento de respuestas mediante retos, enfrentándose en soledad a problemas a los que deben encontrar solución sin ayuda externa. Como desgraciadamente en la mayoría de los casos esos desafíos no son proporcionados por los padres, la escuela justifica la asignación de deberes poniendo este objetivo como excusa. Sin embargo raramente se cumple porque los niños, agotados y aburridos, acaban bien no resolviendo los retos o bien acudiendo a sus padres en busca de ayuda.

Los Deberes de los padres

También muchos padres que “disfrutaron” de deberes como parte de su añorada infancia, defienden este martirio con argumentos como “todos tenemos deberes. Yo trabajo y tú tienes que hacer deberes”.

Otros padres usan el tiempo de deberes como un segundo “aparcamiento” para los hijos (tras la escuela), que los mantiene entretenidos y a ellos les permite estar tranquilos mientras tanto para poder dedicarse a sus propias tareas.

En el fondo lo que ocurre es que estos padres no cuestionan lo establecido como no cuestionaban la “mili” obligatoria. Si se suprimieran, en un par de años lo verían normal y defenderían que los deberes no son necesarios. Es común en la condición humana ver lógica una situación existente y no cuestionarla. Se denomina “sesgo de status quo

Ocurrió igual cuando erradicaron las clases de las tardes, como decía al principio: Un año eran lógicas y el siguiente eran algo del pasado ya superado.

En el colmo de lo absurdo, los padres acabamos participando muchas veces en las tareas de nuestros hijos. En esos casos, los tradicionales argumentos a favor de los deberes tienen aún menos sentido. Cuando los corrigen, los profesores no evalúan las capacidades de trabajo del niño, sino de toda la familia.

deberes-3Cuando niños y adultos se llevan trabajo a casa, la convivencia familiar sufre. Las presiones de los padres para que sus hijos terminen los deberes, las reclamaciones de los niños para que les ayuden, las tensiones que se producen por no acabarlos a tiempo y que perduran hasta horas nocturnas y restan tiempo de sueño, las discusiones entre la pareja porque “la niña va a demasiadas extraescolares y no le da tiempo de hacer sus deberes”…

 

 Las actividades extraescolares

Los niños hoy día tienen actividades extraescolares que en muchos casos suplen las carencias formativas del sistema educativo formal o que llenan un espacio de disfrute necesario para su desarrollo psicológico y su felicidad, es decir, el relacionado con la necesidad de juegos y ocio.

natacionHay un tipo de actividad extraescolar que como padre considero obligatoria y es la relacionada con el desarrollo físico o con la práctica de algún deporte que permita desarrollar las capacidades psicomotrices de los niños más allá de gatear y andar. Me refiero a habilidades como correr, saltar, nadar, bucear, hacer el pino, colgarse de una barra, hacer flexiones o sentadillas, etc.

Necesariamente estas capacidades deben ser realizadas en actividades extraescolares, porque considerar Educación Física lo que hacen en el colegio es de risa. Probablemente España es el país con peor formación física del Primer Mundo, y es debido a que en las escuelas no se considera al mismo nivel de importancia que las matemáticas o el lenguaje, aunque lo sea. El número de horas semanales que le dedican no da para desarrollar adecuadamente la fuerza, flexibilidad, velocidad, resistencia ni las habilidades acuáticas (Los países donde se considera primordial la Educación Física desde la primera infancia son los que obtienen más medallas en Campeonatos Mundiales y Olimpiadas. ¿Casualidad? No creo).

Inscribir a los hijos en clases de Natación, Artes Marciales, Atletismo o Gimnasia Deportiva sería lo ideal ya que este tipo de deportes son los más completos. Si tus hijos aborrecen los 4, al menos deberían participar un par de tardes por semana en clases de juegos como fútbol, baloncesto, balonmano, vóley-ball, etc.

Estas actividades extraescolares forman parte del sistema formativo de las tardes, tan importante como el sistema formativo matinal (el colegio).

El problema es que los deberes del sistema matinal interfieren con las actividades del sistema formativo de la tarde.

¿Pero para qué sirven los deberes en realidad?

El único valor de los deberes es el de implantar en el niño el hábito de realizar trabajos de búsqueda o investigación por sí mismo, sin ayuda de sus padres, o el de memorizar lecciones. El problema es que esto no se cumple por varios motivos:

  • Llegar a casa tras 7 horas de clase y ponerse a investigar es un error garrafal, como sabe cualquier neuropsicólogo y pedagogo. El cerebro y el resto del cuerpo está agotado de las clases y necesita descansar y “resetear” realizando otras actividades diferentes (juegos o extraescolares estimulantes).
  • En la mayoría de los casos los deberes son muy aburridos y ningún niño inteligente se contenta. Si el tuyo se conforma SIN rechistar, es un caso entre un millón.
  • En muchos casos se ponen deberes sin haber explicado la materia en clase porque no dio tiempo. La madre coge el libro y se lo explica ella…
  • Cuando un niño está agotado o aburrido no se puede concentrar para hacer bien sus tareas o resolver cálculos. Al final acaba acudiendo a sus padres, que inevitablemente acaban por hacer suyo el problema y los deberes. “Pero si es muy sencillo cariño…” les animamos mientras ellos piensan “pues hazlos tú, lista”, deseando salir a jugar a la calle.
  • Muchas veces los deberes no son ni revisados por los profesores por falta de tiempo ya que no pueden supervisar con la calidad suficiente el trabajo de 25 niños en clase, y menos si la profe tiene más de una clase.
  • La memorización de temas es el mayor error de todo el Sistema Educativo español y de otros países que peor puntúan en los informes PISA. Muchos profesionales necesitan recordar cientos de conceptos para el desempeño de su trabajo, pero estos se retienen mediante la experiencia a fuerza de trabajar con ellos durante varios años, y no mediante deberes de memorización. Los conceptos básicos como las tablas de multiplicar o el abecedario deberían entrenarse en clase y no empollarse en casa. La inmensa mayoría de lo memorizado en el hogar dura justo el año del curso. Si no me crees, pregunta a tu hijo cualquier dato memorizado en su curso del año pasado. 

Por todo ello es un grave error incluir en la evaluación de los niños los resultados de sus deberes y una pérdida de tiempo ineficiente examinarles de conocimientos memorizados en casa que olvidarán en menos de un año.

El error de sobrecargar el aprendizaje con deberes

deberes-4Para desarrollar el aprendizaje de nuevas habilidades nuestro cerebro tiene un umbral de agotamiento que no se puede traspasar, a riesgo de malograr o retrasar la consolidación de las nuevas competencias que se estén enseñando.

La prevención del cansancio durante toda la temporada es un factor que un buen entrenador tiene en cuenta para la planificación del calendario de sus deportistas. Sin embargo nadie en nuestro Sistema Educativo (colegio, profesores, padres) vigila la capacidad de descanso y recuperación intelectual de los niños durante el año escolar.

Nuestro Sistema Nervioso posee una enorme plasticidad, o capacidad de adaptación y aprendizaje, de forma que con un entrenamiento adecuado somos capaces de nadar, montar sobre bicicletas y patines sin caernos, hacer el pino, etc… De la misma forma es capaz de aprender a desarrollar destrezas intelectuales relacionadas con el cálculo, la reflexión, uso de varios lenguajes, etc. Siempre que se encuentre descansado y recuperado, claro.

Fatigar el cerebro del alumno y saturarlo con información a memorizar es un error recurrente en nuestro Sistema Educativo que da como consecuencia unos resultados desastrosos en las evaluaciones internacionales como el informe PISA.

Los deberes son un elemento más de saturación que aporta nada o casi nada a la mejora de las competencias y que deja a los niños hastiados de trabajar y sin ganas de volver al día siguiente a seguir aprendiendo.

En este escenario descorazonador para nuestros hijos, me gustaría proponerte ideas para ayudarles a superar los deberes. No te pierdas el próximo post: 7 Claves para ayudar a tus hijos a superar los Deberes.

 

 

Valora este post
[Total: 2 Media: 4.5]
Suscríbete a nuestro boletín

¿Te ha sido útil? Comparte en redes sociales

,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *