desayunobasura

Alimentación

El desayuno basura: Una orgía de azúcar

2 Mar , 2017  

El desayuno y la “merienda” escolar son las primeras comidas del día y sobre las que más falsedades hay escritas. Tantas, que investigadores de la Universidad de Alabama en EE.UU. alertaron en 2013 sobre la cantidad de estudios equivocados sobre el desayuno debido a creencias preconcebidas de los “expertos” que afirman tonterías como que saltarse el desayuno produce obesidad. 
En este metaestudio de Abril de 2017 se confirma una vez más que saltarse el desayuno NO produce sobrepeso por mucho que Kellogg’s insista.

Si leíste el artículo sobre Obesidad Infantil, ya sabes cuáles son los consejos más absurdos que están siguiendo los millones de familias que tienen hijos con sobrepeso: “Las grasas son malas. Que hagan más deporte. Que coman mucha fruta. Que coman muchos carbohidratos como base de la pirámide nutricional para que les funcione bien el cerebro y puedan estudiar,…”.
En el colegio, tus hijos están estudiando la horrible pirámide nutricional que es la que siguen todos los adultos y niños obesos del mundo occidental. Puedes estar seguro que los atletas o los actores de Hollywood con abdominales  marcados no siguen la pirámide nutricional.

El sobrepeso de tu hijo comienza con su desayuno

breakfast cerealsLo primero que tienes que saber es que lo que desayunen tus hijos marcará su actividad en el colegio, su hambre y su pereza para el resto del día, y peor aún, si dentro de unos meses tendrán sobrepeso o no. 
La importancia del desayuno para los niños en edad de crecimiento es vital. Sin embargo comenzar la primera comida comiendo carbohidratos (cereales, colacao/nesquik, pan, zumos, galletas,…) es un error catastrófico que llevará a tus hijos a acumular grasa poco a poco. Muchos padres y madres no son conscientes hasta que se encuentran un día con la alerta de un pediatra por el sobrepeso de sus hijos. Otras veces es el propio hijo el que nos dice que sus compañeros se mofan de él o ella.
Que un pediatra tenga que poner a dieta a un hijo debido a su sobrepeso es uno de los peores errores que podemos tener como padres. Es la consecuencia de no haber hecho nuestros deberes prestando la atención adecuada a su dieta diaria (los alimentos que compramos y que les suministramos) y que forma parte de nuestra responsabilidad como adultos y padres/madres.

Mother and kids at the supermarket together

Es precisamente a la hora de comprar alimentos en el supermercado donde comienza todo. De lo que no hay en casa, no se puede comer, así que empieza por no traerte aquello que tus hijos no deben probar (más abajo te lo aclaro).
Si ya tomaban comida basura para desayunar y vas a hacer al fin un cambio, no te los lleves a ellos a comprar hasta que se hayan habituado a los nuevos desayunos (aproximadamente 2 meses). De lo contrario tendrás una guerra en el supermercado por meter en el carrito los cereales y las galletas que más les gusta. Te agobiarás con todo el mundo observando vuestra discusión y su rabieta y acabarás metiéndolos con una promesa falsa de que se lo comerá solo una vez por semana.
Ten en cuenta que el azúcar es una droga adictiva legal (este video lo explica en 2 minutos). Tus hijos tienen que pasar el síndrome de abstinencia

Desayuno basura

Cuando decimos “comida basura” todos pensamos en las cadenas de restaurantes de comida rápida (hamburguesas, pizzas, etc). Sin embargo la comida basura más peligrosa es la que comemos en el desayuno a diario.

La comida basura NO ES UN ALIMENTO, sino un tipo de producto comercial muy dulce o muy salado que nos metemos por la boca y nos agrada durante 15 segundos. A continuación llega al estómago, y comienza a hacer estragos. Provoca una serie de reacciones en cadena (tormenta de insulina, retención de líquidos, etc) que son en realidad tóxicas para el cuerpo de nuestros hijos (y para el nuestro) y que acabarán provocando que engorde, que tenga caries y problemas cardiovasculares

Si te fijas en la etiqueta, podrás ver donde dice INGREDIENTES, que en muchos casos el azúcar es el primero que aparece, lo que significa que es lo que más lleva. Si te fijas en la INFORMACIÓN NUTRICIONAL podrás comprobar que el mayor porcentaje lo forman los Hidratos de Carbono y el Azúcar.

No te dejes engañar por los ingredientes que son sinónimos del azúcar: dextrosa, maltodextrina, sacarosa, sucralosa, jugo de caña, miel, fructosa, glucosa, maltosa, melaza. Y el rey de todos: Azúcar Moreno. Estarás pensando “¡pero si el azúcar moreno es natural!”. Claro y las setas venenosas también son naturales. Y la hoja de marihuana. Pónselas para desayunar también.
No te dejes engañar por los edulcorantes. Sacarina, aspartamo, sucralosa, neotame, acesulfamo K, Neohesperidina dihidrocalcona. No es que sean dañinos, es que casi no existen en el mercado en su forma pura sino mezcladas ¡con azúcar! 
sinazucaresNo te dejes engañar por la etiqueta comercial “Sin azúcar añadido”. Significa que lleva azúcar pero que el fabricante le ha echado menos que al que no lleva la etiqueta. Aún así la lleva. 
No te dejes engañar por la etiqueta comercial “Con Edulcorantes”. Significa que el fabricante ha puesto otro producto para hacerlo dulce (polialcoholes) pero que en la inmensa mayoría de los casos es también basura y además se desconocen aún sus efectos en los niños.

La única excepción natural y sana para endulzar es la Stevia, pero tampoco se vende pura. Las únicas que he podido comprobar son esta y esta.

A estas alturas ya te habrás dado cuenta de que si quieres montar un negocio legal y rentable creando un grupo de clientes adictos que vuelva una y otra vez a comprar, puedes montar una tienda de pasteles, chucherías o panadería, asegurándote de echarle azúcar a todo, hasta al extintor de la pared, al suelo, a los muebles, al baño, etc…
Cuando el pienso de los animales de grandes granjas masificadas caduca y se pudre, los animales ya no se lo quieren comer. Entonces los encargados le echan azúcar. Se lo devoran…

Esta es la basura que le damos a las personas que más queremos del mundo, nuestros hijos:

  • Cereales con azúcar o edulcorados
  • Pan (el peor es el de molde, pero todos los panes de hoy día son basura con azúcar, excepto el pan alemán y el realizado con masa madre.
  • Zumos (son simplemente agua con azúcar. Cantidades irrelevantes de vitaminas y nada de fibra)
  • Galletas con azúcar o edulcoradas
  • Margarinas (ricas en grasas hidrogenadas venenosas)
  • Cola-Cao, Nesquiq y otros botes de azúcar con un poquito de cacao en polvo
  • Chocolate con leche (llevan azúcar incluso aunque la etiqueta diga “puro”. Sólo el chocolate 99% o 100% es 99% o 100% sano) 
  • Miel (rico en azúcar)
  • Yogures con sabores, con azúcar o edulcorados (sólo los naturales y griegos sin azúcar ni sabores son sanos)
  • Leche desnatada o semidesnatada. (Estas leches no están destinadas para los niños, sino para adultos)

El problema con la fruta

fruitsLa fruta merece capítulo aparte ya que todo el mundo piensa que es un alimento sano. Hasta los pediatras dicen que hay que darles 4 o 5 piezas de fruta al día ¿verdad?
Se trata de otro consejo que siguen masivamente los padres de niños con sobrepeso y obesidad (¡que casualidad!). Entras en sus cocinas y abres sus frigoríficos y allí están todos los plátanos, naranjas, peras, melocotones, etc, etc. Muy sano todo, pero sus hijos tienen sobrepeso. ¿Cómo puede ser, si la fruta es super-sanísima?

Desgraciadamente la fruta tiene un componente que la convierte también en dañina y causa de sobrepeso. ¿Adivinas cuál? Exacto. La fruta tiene azúcar (fructosa).
Te estarás preguntando “pero si la Organización Mundial de la Salud y los médicos en la radio dicen que los niños tienen que comer mucha fruta!” Muy bien, entonces sigue haciéndoles caso aunque tus hijos tengan cada vez más sobrepeso.

Además el azúcar de la fruta tiene otro problema añadido: Aunque la fructosa se metaboliza en el hígado y se almacena allí mismo como glucógeno para cuando sea necesario quemarla, ese órgano tiene una capacidad muy limitada para procesarlo y almacenarlo, de forma que no es capaz de convertirla y guardarla como glucógeno más que en pequeñas cantidades (20 gramos al día para un niño sedentario o el doble para un niño deportista).
¿Que ocurre cuando el hígado no da abasto a convertir la fructosa en glucógeno para quemarlo posteriormente como energía útil? Pues que lo transforma en grasa y la guarda directamente en el hígado, lo que da lugar a la enfermedad conocida como hígado graso, que es lo que ocurre cuando consumimos alcohol con frecuencia. 

El zumo de frutas naturales es igual de perjudicial que el artificial envasado por cualquier marca. Aunque le llamemos zumo o néctar, se trata simplemente de agua y azúcar. Sin la fibra de la fruta y con una cantidad mínima de vitaminas que no justifica el jeringazo de azúcar que supone. Es junto con el pan, lo peor de la sobrevalorada Dieta Mediterránea

Por todo esto, lo mejor es que los niños sedentarios coman una pieza de fruta al día y los deportistas 2, como máximo.
Por el contrario pueden comer hasta 200 gramos al día de fresas, frambuesas o frutos del bosque, ya que son muy bajos en fructosa y muy altos en vitaminas, fibra y antioxidantes.

Los frutos secos naturales (sin tostar, ni fritos, ni con sal, ni nada de nada), son muy buen alimento para incluir en los desayunos y meriendas escolares, sobre todo almendras y nueces, siempre que no sobrepasen 50 gramos al día, ya que contienen gran cantidad de calorías.

La importancia de la primera comida del día 

kellogsEl desayuno tradicional de la gente con recursos económicos constaba de huevos y carne. Hasta que llegó el Sr. Kellog y convenció a todo el mundo de que los cereales azucarados eran el invento del siglo, rápidos de preparar y “nutritivos”.

Cuando tus hijos toman un desayuno con azúcares, se produce una repentina subida de glucosa en sangre, que provoca una gran emisión de insulina desde su páncreas, lo que da lugar a una bajada brusca de azúcar en la sangre. Este descenso súbito da lugar a que los niños entren en una fase de cansancio, somnolencia, mal humor, irritabilidad y hambre, mucha hambre. Vuelven a necesitar otra dósis de azúcar, y por eso quieren llevar en sus maletas del colegio algún pastel, galletas, pan con Nutella, etc… De nuevo llegan al almuerzo con más ganas de azúcares (pan, pasta, arroz, patatas, refrescos, zumos) y repiten lo mismo en la merienda de la tarde y la cena. Al cabo de pocas semanas tus hijos están enganchados a los azúcares y lo buscan cada mañana nada más despertar.

Sin embargo si acostumbras a tus hijos a tomar como desayuno proteínas y grasas con muy bajo nivel de carbohidratos (azúcares), comenzando por ejemplo un fin de semana en casa cuando les puedes ayudar más, sus cuerpos reaccionarán de la siguiente forma:

  • Hará la digestión más lentamente debido a la lenta absorción de nutrientes
  • Su páncreas emitirá la insulina más despacio
  • No tendrá subida ni bajada brusca de azúcar en sangre
  • Se sentirá saciado más tiempo (sin más hambre), sin somnolencia ni mal humor.
  • Funcionará durante la mañana, en casa o en el colegio consumiendo como combustible las grasas que ingirió y no carbohidratos.
  • Al emitir menor insulina y más lentamente, su cuerpo no almacena lo que ha comido, sino que lo utilizará como combustible. Un combustible de larga duración (diésel).

Sin embargo, para lograrlo deben pasar el síndrome de abstinencia. No va a ser fácil. Te rogarán y gritarán para que les compres cereales, tostadas, etc. Llorarán, gritarán y te chantajearán emocionalmente. Es la demostración irrefutable de que tu hijo/a es ya un adicto/a al azúcar. . Si sus abuelos, titos, amigos o vecinos lo presencian, te preguntarán por qué los haces sufrir y qué daño hace que coman unos cereales, o una tostada con su zumo, que necesitan azúcar para estudiar, etc… Sé fuerte. Pásales este enlace para que lo lean y luego que hagan lo que crean conveniente con sus hijos.

Sólo los niños que participen en alta competición (nivel nacional o internacional) y que tengan entrenamientos o competiciones por la mañana deberían tomar desayunos altos en hidratos de carbono simples (azúcares), debido a su alta demanda de combustible rápido y no diésel. Estos niños deberían tener el asesoramiento nutricional de un especialista de su club o Federación.

Desayuno sano para tus hijos

Una falsa creencia que aún persiste es que los carbohidratos hay que tomarlos por la mañana y evitarlos por la noche. Al fin y al cabo durmiendo no puedes quemarlos ¿verdad? FALSO. Esta es una creencia errónea y pasada de moda que aún tiene mucha gente, incluido muchos pediatras desactualizados. Si has tenido la precaución de limitarles los carbohidratos durante el resto del día, tus hijos no almacenarán como grasa los que tomen por la noche, sino que les servirán para reponer sus reservas del hígado y los músculos.
sugarbrainTambién se pensaba que para que el cerebro funcione bien durante la mañana necesitaba aporte de azúcares. En realidad el cerebro funciona perfectamente fabricando su propio azúcar (glucógeno) a partir de la grasa que ingerimos mediante un proceso denominado gluconeogenesis. Además también puede fabricar otro combustible para el cerebro (cuerpos cetónicos) a partir de la grasa en un proceso denominado cetogénesis.
Desgraciadamente, gracias a estas creencias anticuadas, empresas como Kellogg’s o Nestle ganan miles de millones de dólares al año con productos azucarados para el desayuno, mientras nuestros hijos continúan imparables camino a la obesidad.

Lo que sí necesitan nuestros hijos son carbohidratos complejos (son los que incluyen fibra) para conseguir la energía que su metabolismo en desarrollo necesita. Pero es importante postergarlos para la comida, merienda de la tarde y cena. Abordaremos esas comidas en un artículo próximo.

¿Por qué limitar todo lo posible los carbohidratos en el desayuno?
Al tomar un desayuno y una merienda escolar (entre las 10:00 y las 12:00) sin carbohidratos simples (azúcares), no se inicia el círculo vicioso de subida de azúcar-insulina-bajada de azúcar-quiero más azúcar… El rendimiento del niño durante la mañana en el colegio o instituto es mucho mejor, sin altibajos metabólicos ni de humor ni apetito ni somnolencia. Aunque al principio le parecerá una tortura, hasta que supere la abstinencia de azúcar.

El consejo actual de que el desayuno de los niños debe estar formado por un lácteo, un cereal y una fruta o zumo natural es anticuado, perjudicial y olvida a las proteínas y las grasas como la base fundamental para comenzar el día, como ya he explicado más arriba. ¿Qué deben comer en realidad nuestros hijos para desayunar?
En el siguiente enlace tienes una relación de alimentos aptos para el desayuno infantil que puedes comprar para que tus hijos (y por supuesto el resto de la familia) pueda desayunar y comer en la merienda del recreo en el colegio de forma realmente saludable. Es importante que leas el texto explicativo del principio, no sólo las fichas. 
Están ordenadas de forma que las primeras deben formar parte del desayuno con más frecuencia y las últimas con menos.

Si en tu país no encuentras alguno de los alimentos, puedes buscar uno equivalente o bien dejar un comentario al final de la página para que te podamos ayudar a encontrarlo

 

Valora este post
[Total: 7 Media: 4.7]

¿Te ha sido útil? Comparte en redes sociales

,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *