Sports-portada

Deporte

¿Qué debo tener en cuenta si mi hijo/a practica algún deporte?

19 Ene , 2017  

Una de las preocupaciones de los padres y madres responsables es que sus hijos practiquen alguna actividad deportiva. Y no sólo por el conocido beneficio físico de los deportes, sino también como receta para mantenerlos alejados de malos hábitos presentes y futuros (videojuegos, televisión, malas compañías, etc.).
Practicar algún deporte mantiene a nuestros hijos sanos, fuertes, ágiles y flexibles. Además los niños y niñas en buena forma física, suelen concentrarse mejor, ser más alegres y rendir mejor en los estudios. Generar el hábito de mantenerse en forma es uno de los mejores legados que puedes dejarles para su vida adulta.

La mayoría de padres deja que sean sus propios hijos los que decidan qué actividad deportiva quieren realizar, sin embargo hay algunas consideraciones que deberías tener en cuenta para no lamentarte posteriormente de no haber participado en la decisión. Y si participas, más razón aún para que sigas leyendo:

¿A qué edad puede empezar a practicar deporte?

baby-first-walkCuando un bebé menor de un año aprende a gatear, comienza a establecer sus conexiones neuronales motrices (psicomotricidad) y a fortalecer su pequeña musculatura para avanzar con su peso. Cuando comienza a dar sus primeros pasos (algunos aprenden a correr antes que a andar) continúa fortaleciendo sus piernas y desarrollando su sistema aeróbico.  Durante todos estos progresos hasta los 3 o 4 años, los padres y madres se preocupan de mantener un seguimiento de estos progresos psicomotrices con el pediatra. Y a partir de ahí, se acabó.

¿Por qué no continuar enseñándole a hacer flexiones, sentadillas o el pino? ¿Por qué pediatras y padres no continúan mejorando su desarrollo físico con más actividades como coger objetos pesados del suelo? 
En teoría en la Educación Primaria y Secundaria existe una asignatura de Educación Física. En la práctica esta actividad es de risa. Se reduce a juegos de equipo (futbol, baloncesto, etc) sin implantar las bases de la preparación física fundamental (GPP – General Physical Preparation). La masificación de alumnos y el ratio por profesor tampoco ayuda a los profesionales de Educación Física del Colegio. 
Por todo ello una actividad deportiva extraescolar se antoja necesaria para cubrir este importante apartado del desarrollo personal de nuestros hijos. ¿Pero cuál?

¿Sabes qué deportes pueden beneficiarle y cuáles perjudicarle?

flexibilityExisten muchos deportes que los niños pueden practicar. Sin embargo estamos condicionados por aspectos como la cercanía del lugar de entrenamiento, el tiempo disponible tras las clases y los terribles deberes. Además conviene no confundir el tiempo que nuestros hijos necesitan para jugar con amigos en la calle de forma libre y desestructurada, de una actividad deportiva organizada y con un monitor que le enseñe y le guíe en los ejercicios y habilidades del Deporte. Ambos son igual de importantes.

Para cada edad hay actividades físicas o deportes que son más o menos apropiados, en relación no sólo al estado en que se encuentre de su desarrollo físico, sino también al periodo sensible en el que esté. La educadora María Montessori definió los periodos sensibles como etapas en las que los niños están especialmente capacitados y motivados para desarrollar alguna habilidad o destreza concreta. Por ejemplo la flexibilidad es importante comenzar a desarrollarla cuanto antes, ya que a medida que los niños se van haciendo mayores van perdiéndola. La potencia (fuerza+velocidad) o el desarrollo aeróbico deben empezar a entrenarse más tarde (a partir de los 11 años en las niñas y los 13 en los niños).

Por otro lado en su libro Conditioning Young Athletes (Preparando a los Jóvenes Atletas), Tudor Bompa y Michael Carrera explican que la especialización temprana es un error que cometen muchos padres y entrenadores. Concretamente señalan que Mostafavifar publicó en el British Journal of Sports Medicine en 2013 que someter a niños menores de 16 años a los entrenamientos específicos de un único deporte en exclusiva puede conducir a numerosos problemas físicos como:

  • Reducción en el desarrollo de las capacidades motoras debido a que el centro de atención se desplaza de un desarrollo general a un programa de entrenamiento específico de un solo deporte.
  • Incremento en el riesgo de lesión en los sistemas musculoesquelético y cardiovascular debido a la intensidad y volumen del entrenamiento.
  • Recuperación inadecuada debido a falta de conocimiento sobre nutrición y sobre ratios apropiados de macro y micronutrientes
  • Abandono temprano debido al exceso de horas de dedicación
  • Lesiones tempranas debido al sobreentrenamiento

Por tanto, no basta con saber elegir un deporte adecuado sino que deberíamos tratar de que nuestros hijos prueben varios durante sus etapas infantiles. En el próximo artículo te sugeriré los que en mi opinión son los más completos desde el punto de vista de su salud y su desarrollo físico y psicomotor, y que además les proporcionarán las capacidades físicas fundamentales que le servirán de base más adelante si deciden especializarse en algún deporte.

¿Cuántos deportes como máximo debería practicar?

karateMuchos padres apuntan a sus hijos a Karate o a natación por ejemplo durante los años de la infancia y se quedan tranquilos porque saben que están practicando un gran deporte. Sin embargo, esta situación no es ideal, ya que aunque actividades deportivas como esas son muy completas, por sí solas siempre desarrollan algunas características importantes mientras que abandonan otras igualmente necesarias Por eso, los expertos en preparación física están de acuerdo en que en la edad infantil los niños deben practicar varios deportes diferentes, en lugar de encasillarse en uno sólo.

No es necesario convertirse en un experto en preparación física, pero si tener unas ideas básicas como probablemente ya tienes sobre sus vacunas o su plan escolar, por ejemplo. Las características ideales de desarrollo físico que deberíamos buscar para nuestros hijos son Flexibilidad, Velocidad, Fuerza y Resistencia.

Es importante que si practican varios deportes, estos se complementen entre si y no les provoquen desequilibrios físicos por sobreentrenamiento de algunas partes del cuerpo (por ejemplo tenis + natación) o del sistema metabólico (carreras de fondo + ciclismo de ruta)

En primer lugar podrías hacer una lista de los deportes que crees serían buenos y adecuados para ellos (centro cercano a tu domicilio, coste asequible, tiempo semanal de dedicación necesario, etc.) y cuando hayas preseleccionado algunos, habla con ellos para comprobar si les gustaría probar. Es posible que al principio no tengan ni idea de si les va a gustar o no, por lo que si estás convencido de que les conviene, puedes prepararte la motivación necesaria para animarles (ver alguna competición en Youtube o alguna película de artes marciales, etc).
Si pueden practicar al menos dos deportes complementarios, mejor. Si tienes más prioridades (inglés, música, etc) o el coste de dos deportes es excesivo, pueden probar con un deporte cada año, de forma que cuando cumplan 13 o 14 ya hayan probado 3, 4 o incluso más.

En cualquier caso es fundamental no agotar a los niños, que se diviertan y que además dispongan de tiempo libre no organizado donde puedan jugar entre ellos y con amigos con sus propias reglas y normas.

 

¿Es buena idea que participen en competiciones desde niño?

kidwinPracticar un deporte no significa necesariamente tener que competir. Sin embargo en muchos de ellos llega un día en que nos planteamos si comienzan a competir o no. Participar en pruebas deportivas puede ser algo muy sano y divertido para niños y padres o puede volverse una auténtica tortura de incremento de horas de entrenamientos, fines de semana,  viajes y problemas de incompatibilidad con el resto de actividades (principalmente estudios).

La competición genera en los niños una motivación extra por el deporte. Bien gestionada como ocurre por ejemplo en las Artes Marciales, esta motivación tiene múltiples beneficios (camaradería grupal, respeto al adversario, autodisciplina, enseña a ganar y a perder, resiliencia).
Sin embargo, mal gestionada puede tener efectos indeseables en niños y padres. Todos hemos visto u oído alguna vez los insultos y peleas que se organizan en partidos de fútbol infantiles por los propios padres.
Además algunos niños no acaban de gestionar bien la tensión de la competición o el perderla, por lo que en esos casos es necesario esperar a que sean algo mayores e ir más despacio.

En el próximo artículo te analizaré algunos deportes interesantes para que los valores. También te pondré aquellos que son compatibles para combinarlos y que se equilibren entre sí, evitando así fatigar a los niños, y algunos consejos para ayudarles a que compitan de forma sana y provechosa.

Valora este post
[Total: 2 Media: 4]

¿Te ha sido útil? Comparte en redes sociales

,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *