deberes-x-620x349

Educación en positivo

7 claves para ayudar a tus hijos a superar los deberes

12 Dic , 2016  

Es importante leer antes el post anterior llamado Todo Sobre Los Deberes.

Aunque como padres nuestras opciones son muy limitadas respecto a los deberes, al menos puedes tener en cuenta lo siguiente cuando te enfrentes al problema con tus hijos:

1. Asume que los deberes son anacrónicos e innecesarios

Los deberes son innecesarios y una demostración del fracaso del Sistema Educativo (Políticos, Directores, Profesores, Jefes de estudio) en la planificación de la “temporada”. Todas las materias deberían ser explicadas y practicadas en clase. Si incentivaran económicamente a los profesores que mejores resultados académicos tuvieran en sus clases y que menos deberes encargaran, ellos mismos te lo demostrarían.

Los profesores pueden evaluar perfectamente a los niños a través de su participación en clase, iniciativa, soltura, confianza al responder preguntas, claridad de su letra y ortografía, rapidez en sus cálculos, fluidez y acento en su segundo idioma, etc…

2. Apoya a tus hijos sin ponerlos en contra de sus profesores

apoyo-ninosSitúate del lado de tus hijos y defiende sus intereses en el rechazo a los deberes. Ayúdale a superarlos como te indico a continuación, pero siempre bajo esa premisa: Tus hijos son víctimas de un modelo caducado como el de golpear con reglas en las palmas de las manos cuando no nos sabíamos la lección. No los sermonees ni pienses que se están entrenando para asumir responsabilidades futuras. Acribillarlos con horas lectivas y deberes a la edad infantil no les va ayudar a gestionar obligaciones futuras, sino a aprender formas astutas de evitarlos y a engañarte. Tampoco los pongas en contra de sus profesores. Todos somos víctimas de uno de los peores sistemas educativos del planeta.

 

 

3. Involúcrate en su formación

El que los padres no deban ayudar con los deberes no significa que deban abandonar toda labor de formación complementaria de sus hijos. Significa por el contrario que hay parcelas de aprendizaje que les corresponde a ellos en exclusiva y donde el colegio no puede entrar, como son fundamentalmente los valores propios a transmitir o ayudar a los niños a elegir las actividades extra-escolares y de ocio que les permitan complementar su formación física y mental.

eatinghimself

 

La autonomía necesaria de los niños para enfrentarse a SUS problemas y resolverlos se consigue con otros medios, no con deberes escolares tras 7 horas de clase. Desde muy pequeños permíteles que recojan, guarden, ordenen, quiten sus cosas de en medio y las del resto de la familia. Que se abrochen y desabrochen la ropa y los zapatos, ir al baño y comer solos o poner la mesa. No dirijas su vida constantemente. Deja que experimenten y que se equivoquen mucho. Cuando te hagan preguntas no corras a darles la respuesta. Contesta con otra pregunta que les haga reflexionar y les acerque a la solución pensando. Pero por favor, no les pongas deberes tú también.

  

4. Habla con sus profesores y explícales tu postura

Habla con sus profesores y explícales que tus hijos tienen actividades extraescolares muy importantes que complementan su formación, y que además necesitan jugar con sus amigos y desconectar del colegio para volver cada día a clase con más fuerza. Por tanto infórmales que es posible que en ocasiones no lleven los deberes hechos, pero que no se debe a pereza o desinterés sino a falta de tiempo. Trata de hacérselo entender y que en la medida de lo posible se pongan de tu parte. Yo lo hago cada año. Te sorprenderá la cantidad de profesores que están de acuerdo con este enfoque.

5. Ayuda a tus hijos a saltarse sus deberes

Asume que los deberes (como su palabra indica) son un “deber” injusto. Un requisito legal obligatorio sin el cual no se supera un curso o se superan con notas bajas. Incluso aunque el rendimiento en clase y en los exámenes sea excelente, ya que el profesor ha sido entrenado para considerar que quien no hace los deberes, no ha “trabajado” lo suficiente.

Tu hija tiene derecho a jugar con sus amigas o juguetes o a ir a clases de natación o judo y no a seguir prolongando la escuela en casa.

Nuestra posición debe ser de reconocimiento del problema legal y estar al lado de nuestros hijos para superarlo de la mejor manera posible (incluso hackeando los deberes, con atajos como calculadoras,  usando programas de ordenador como Excel, o copiando soluciones encontradas mediante Internet (http://www.rincondelvago.com/), etc).

Enseña a tu hijo lo que decía Katharine Samway, “cuando las prioridades de la escuela están equivocadas, no hay que aceptarlas”. Se trata de una insumisión legítima. Ayúdale a inventar excusas y escribe notas a los profesores indicando que no pudo hacerlos debido a que ….….. (rellena tu excusa preferida en la línea de puntos).

6. Enriquece el tiempo libre de tus hijos como alternativa a sus Deberes

No hacer deberes obligatorios no es lo mismo que estar todo el tiempo jugando a la videoconsola. Cómprales libros infantiles o déjales ver programas educativos de televisión o series infantiles inglesas o norteamericanas poniendo la tele en versión original y sin subtítulos. Que practiquen el oído con el inglés.

washing-dishesSi tienes tareas de casa, invierte un poco de tu tiempo en enseñarles para que las hagan ellos (dividir la ropa para la lavadora, sacarla mojada y ponerla en el cesto para tender, fregar platos o recoger lavavajillas, recoger el polvo, etc). También puedes seguir las recomendaciones de CEAPA.

Si tienes más de un hijo, ponles retos relacionados con las tareas para que compitan entre ellos. Déjales el ordenador y que busquen en Internet quién era Walt Disney, o cómo se forma un agujero negro en el espacio, etc.

Si necesitan refuerzos porque van mal en clase, averigua qué está pasando hablando con los profesores. Todos los niños deberían tener suficiente con las horas lectivas.

7. Ayúdales a estudiar de forma inteligente

Si tienen que memorizar lecciones para poder superar exámenes (otro horror del que ya escribiré), procura que lo hagan lo más descansados posible. Tras una siesta o por la mañana en festivos, sábados y domingos. En periodos de 30 minutos + 10 de descanso. Si quieres echarles una mano, léele tú el tema cuando ya lo hayan leído ellos 1 vez. Como si les contaras un cuento. Oír el tema de tu voz supone un cambio en su monotonía de aprendizaje que le ayudará a retener mejor la información.

También puedes enriquecer su experiencia de memorización haciendo referencias anecdóticas sobre geografía o historia, alquilando películas y documentales relacionados, proporcionándoles libros alternativos sobre el mismo tema (comprados o a través de una biblioteca), etc.

 

Big glowing light bulb on blackboard with businesswoman hand pointing it

Finalmente una reflexión para los profesores, cuyo trabajo respeto profundamente y con los que solo discrepo en dos asuntos (deberes y exámenes):

Estoy convencido de que si no tuvierais a vuestra disposición la herramienta fácil de los deberes y los exámenes, idearíais fórmulas ingeniosas de enseñanza y evaluación de vuestros alumnos. Pero estos dos instrumentos absurdos son disuasorios para vuestra imaginación y relaja vuestras inquietudes innatas por enseñar con creatividad.

No hace falta ir a Finlandia a ver como gestionan allí los deberes. Sólo es necesario entender que son una aberración anacrónica.

Os propongo una solución intermedia:

  • Haced que los deberes sean voluntarios. A los niños que no los hagan no les pasará nada, pero a los que los hagan subidles la nota. Hay muchos padres que como yo prefieren que sus hijos descansen o hagan otras actividades aunque no suban nota.
  • Los deberes deben consistir en algún trabajo esporádico (1 al mes por asignatura por ejemplo). Los relacionados con investigación pueden enseñarse encargando tareas de búsqueda de información dentro de clase en horario lectivo, y a realizarlo en grupo de forma colaborativa con vuestra guía y supervisión.

Seguro que podéis planificar un diseño de formación y entrenamiento donde no existan las tareas en casa como materia obligatoria, sino opcional. Ahí está vuestro reto profesional.

Podéis tomar de ejemplo al Colegio Vadorrey de Zaragoza. Allí ya no ponen deberes.

http://www.heraldo.es/noticias/aragon/2016/10/28/el-colegio-zaragoza-que-tiene-deberes-examenes-1133093-300.html

 

Valora este post
[Total: 3 Media: 2.3]

¿Te ha sido útil? Comparte en redes sociales

,


1 comentario

  1. Eva Marrufo dice:

    Me parecen excelentes esas claves. Como docente y madre de dos niños pequeños estoy muy de acuerdo con lo que aca han comentado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *