Family eating dinner

Uncategorized

10 preguntas para su crecimiento personal (para hacerlas durante la cena)

6 Jun , 2017  

Una vez más: No es la adolescencia lo que de forma natural aparta generacionalmente a padres e hijos (aunque influye). Es la desconexión que se produce entre el mundo y los intereses de los padres y los de sus hijos durante la infancia o primeros años de pubertad. Uno de nuestros fallos es desaprovechar momentos ideales para conectar durante el día.

La hora de la cena suele ser un jaleo de televisión, madres en la cocina, niños peleándose por la comida o por cambiar de canal, y últimamente de teléfonos móviles y tablets en la mesa. Posiblemente sea el momento más desaprovechado del día por padres y madres; En lugar de utilizar ese espacio de tiempo para conectar mejor con los hijos, lo dejamos pasar día tras día, hasta que ya es demasiado tarde para que nos cuenten qué problemas están teniendo en el instituto, cómo se sienten o cómo se llevan con sus amigos y amigas.

Big Life Journal nos echa una mano ofreciéndonos preguntas abiertas inteligentes que nos permiten charlar con nuestros hijos durante la cena, con la televisión apagada y todos juntos:

1.- ¿Qué hiciste hoy que te ayudó a ejercitar tu mente?

2.- ¿Con qué desafío o problema has trabajado hoy?

3.- ¿Puedes contar algo nuevo que hayas intentado hoy?

4.- ¿Ha pasado algo hoy que te hiciera sentir atascado? ¡Bien! ¿Qué otras formas hay de mejorarlo?

5.- ¿Qué has aprendido hoy fuera del colegio?

6.- ¿Puedes recordar un error que hayas cometido hoy? ¡Bien! ¿Cómo puedes usar ese error para hacerlo mejor la próxima vez?

7.- ¿Hay algo con lo que estés luchando? ¡Excelente! ¿Qué nuevas estrategias puedes probar?

8.- ¿Puedes recordar algo que podrías haber hecho mejor hoy? ¡Bien! ¿De quién puedes buscar ayuda para hacerlo mejor?

9,- ¿En qué te gustaría llegar a ser mejor?

10.- ¿Hiciste algo hoy que te pareció fácil?

11.- ¿Cómo puedes conseguir que sea aún más desafiante?

 

boy-thinkingSus respuestas pueden abrir algún debate, pero no intentes cambiarlas. Son suyas. Así piensan y así se sienten. Es un privilegio poder escuchar lo que pasa dentro de sus cabezas. No quieras cambiarles. La mejor forma de hacer que no se sientan invadidos o manipulados es dirigirse a ellos sólo con preguntas. Nada de afirmaciones, ni lecciones. Utiliza siempre el tono de voz característicos de las preguntas. Tampoco camufles sarcasmos ni ironías en tus preguntas. (“¿A tí lo que te gustaría es que te lo dieran todo hecho, verdad?”, etc). Únicamente preguntas abiertas y respetuosas como las formularías a cualquier adulto amigo tuyo. 

girl thinkingPor supuesto puedes cambiar tú algunas de estas 10 preguntas por otras que consideres mejor para tus hijos, aunque hay que tener en cuenta que deben ser preguntas abiertas (que no puedan responderse con un simple si o no), y con el objetivo de saber cómo se sienten y qué piensan, no para que nos detallen qué hacen exactamente cuando no están con nosotros. En caso contrario, se cerrarán o bien mentirán en sus respuestas.

 

Valora este post
[Total: 2 Media: 4]

¿Te ha sido útil? Comparte en redes sociales

, ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *